miércoles, 4 de octubre de 2017

Instrumental - James Rhodes


Autor: James Rhodes

Título original: Instrumental. A memoir of madness, medication and music.
Páginas: 288
Autobiográfico. 

Sinopsis: La música fue su salvación. James Rhodes fue víctima de abusos durante su infancia y su vida ha estado marcada por esa tragedia. Escuchar a Rajmáninov en bucle durante su adolescencia y descubrir el Adagio de Bach en un ala psiquiátrica le ayudó a combatir sus demonios y a transformar su vida. James Rhodes es uno de los más eminentes concertistas de piano de la actualidad y un gran renovador de la música clásica. Ha protagonizado documentales para la BBC y Channel 4, escribe en The Guardian y ofrece recitales en todo el mundo. «Instrumental» son sus memorias, que vieron la luz en Reino Unido después de que el Tribunal Supremo levantara el veto que pesaba sobre la obra. Todo un tributo apasionado al poder terapéutico de la música y que aborda cuestiones fascinantes sobre cómo funciona la música clásica y sobre cómo y por qué puede cambiar nuestras vidas.

OPINIÓN: 

Después de un tiempo de inactividad en el blog y de sentirme algo desmotivada, Instrumental me devolvió todas las ganas que tenía de hablar sobre un libro, lo cual es muy curioso, porque al terminarlo quedé sin palabras. 
Este libro es doloroso, mucho. Gráfico, triste, desesperanzador y básicamente te muestra todo lo jodido que está este mundo. Sin embargo, hay algo en él que te atrapa, que te deja ver que más allá de todo lo malo, hay algo que puede salvarte la vida. En el caso de James Rhodes, fue la música. 
Algo muy curioso de este libro, es que al inicio de cada capítulo, el mismo James te propone una pieza para que escuches mientras lo lees, una especie de banda sonora por capítulo, y además, te cuenta un poco de su intérprete y de la pieza a su manera. Por si este libro no fuese ya maravilloso, ese valor agregado te atrapa aun más y hace de la lectura una experiencia mucho más íntima, te conecta con James. 
James Rhodes vivió una vida muy difícil. Sufrió abuso sexual por parte de su profesor de boxeo desde que tenía 6 años. Pero no, como el mismo James aclara, no hay que referirse a esto como abuso, sino como lo que es, una violación. Aquí el no te adorna la realidad, ni te la maquilla con palabras bonitas y rebuscadas para que no pienses mal, porque lo primero que aprendes con este libro es que las cosas como son, así sean duras, y que el estar tratando de esconder todo, solo nos lleva a ignorarlas eventualmente. 
Como es de esperarse, la vida de James solo empieza a ir en picada. El abuso de sustancia, estar interno en clínicas mentales, muchos diagnósticos, un matrimonio fallido, el resentimiento y la forma dolorosa de ver la vida lo acompañan durante años y nos lo cuenta de manera real en su libro, no se guarda nada. Pero también tiene algo que lo apasiona, que en sus palabras "le salvó la vida", la música clásica, el piano que aprendió a tocar para escapar de todos los horrores que lo atormentaban. 
Tras sufrir daños e incluso estar a punto de suicidarse, James da con personas que lo ayudan a salir adelante y de esta forma logra convertirse en el concertista que siempre soñó ser, tocando la música clásica a su manera, descomplicado y de forma que pudiera gustar a todo tipo de público, en especial los jóvenes que son los que menos quieren escuchar música clásica. Su pasión es inspiradora, única y sorprendente. 
En ocasiones pensamos que no se puede ver más allá de los problemas que estamos teniendo, que  a nosotros no nos toca el final feliz, pero historias como esta pueden hacerte ver la vida de otra manera, sé que eso hizo para mí.
Este libro es demencial, íntimo, doloroso y sumamente necesario. Lo recomiendo a ojos cerrados y seguro más adelante lo re leeré. Si tienen la oportunidad de leerlo, no lo dejen pasar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario